domingo, 27 de julio de 2014

PIRINDOLO, de Peñarroya



Sexta página original del maestro José Peñarroya Peñarroya que muestro en esta sección semanal de mi blog. En enero de 2013 (casi nada), publiqué la última plancha referente a este autor y, desde entonces, aunque he ido adquiriendo algunas más, lo había dejado en el olvido.

Hoy quiero romper con esa maldición y expongo, a la vista (no al alcance) de todo el mundo, una de las páginas originales más destacadas de Peñarroya que conforman mi colección personal.

Anteriormente siempre había mostrado páginas suyas de chistes sueltos pero ninguna protagonizada por alguno de sus personajes. Hoy también quiero deshacer esa tradición y presentar a Pirindolo, quien, por echarle una mano a su buen amigo Pepe, y haciendo las veces de bombero, acaba liándola de tal modo que la casa de su pobre camarada acaba reducida a cenizas.   



sábado, 26 de julio de 2014

MIS TRABAJOS



Publicaciones y números en los que he participado como autor o colaborador.





COMO DIBUJANTE

EL BLOG DE JUAN A. ROS (2011-2016), creador, administrador y autor




 CRETINO 28 DIGITAL 6 (2012), colaborador (Publicación digital)



CRETINO 29 DIGITAL 7 (2012), colaborador (Publicación digital)



 CRETINO 30 DIGITAL 8 (2013), colaborador (Publicación digital)




DON CLAP número 1 (2014), colaborador (Giraldo Gráfico)



CRETINO 36 DIGITAL 14 (2014), colaborador (Publicación digital)

CRETINO 37 DIGITAL 15 (2015), colaborador (Publicación digital)


CRETINO 38 DIGITAL 16 (2015), colaborador (Publicación digital)

CRETINO 39 DIGITAL 17 (2015), colaborador (Publicación digital)

 FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 7 (2015), colaborador (Juan Cubo)


FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 8 (2015), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 9 (2015), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 10 (2016), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 11 (2016), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 12 (2016), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 13 (2016), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 14 (2016), colaborador (Juan Cubo)

FANZIPOTE, EL FANZINE MÁS POTENTE número 15 (2016), colaborador (Juan Cubo)

CRETINOLANDIA DIGITAL número 1 (2016), colaborador (Publicación digital)


COMO ESCRITOR


 SUEÑOS DE TERROR (2006), relato corto de terror, autor (Inédito)



  EL POBLADO DE LA MUERTE (2006), relato corto de terror, autor (Inédito)



 OVNIS EN LA BIBLIA (2009), libro de investigación, autor (Inédito)



 OVNIS Y MILAGROS (2009), libro de investigación, autor (Inédito)



 OVNIS: ¡YA HAN ESTADO AQUÍ! (2010), libro de investigación, autor (Inédito)




ESTOY BIEN, de J. J. Benítez (2014), libro de investigación, colaboración (Editorial Planeta)


 PACTOS Y SEÑALES, de J. J. Benítez (2015), libro de investigación, colaboración (Editorial Planeta)

EL MANUSCRITO DEL MIEDO (2016), novela de terror (Editorial Círculo Rojo)

FANSFUN MAGAZINE número 64 (2016), colaborador (López Espí)

domingo, 20 de julio de 2014

RETRATO A PASTEL DE LORENA CASTILLO, de Carlos Genicio



Segunda y última entrada y segundo original a color pastel obra del gran Carlos Genicio realizado durante nuestra estancia en Ibiza las vacaciones pasadas. De las dos grandes láminas que atesoro enmarcadas en el salón de casa, la de esta semana fue la primera que el maestro Genicio realizó, aunque yo la haya publicado en segundo lugar.

Todos los detalles sobre esta particular aventura fueron narrados en el post anterior: http://elblogdejuanantonioros.blogspot.com.es/2014/07/retrato-pastel-de-juan-ros-de-carlos.html, así que aquí no apuntaré nada más porque no quiero parecer repetitivo. Aún así, no me gustaría cerrar esta especial entrada sin resaltar la gran labor del autor a la hora de inmortalizar su trabajo, dotándolo de un realismo y una belleza inigualables.

P.D.: Mientras la inmensa mayoría de los veraneantes de la isla gastaba parte de sus ahorros en ingerir litros y litros de alcohol, un servidor, un poco más sensato que el resto de turistas que deambulaban por el lugar, empleaba su dinero invirtiendo en arte. Aunque, con total seguridad, yo gastara bastante más pasta que muchos de ellos, al menos, lejos de no acordarme de nada al día siguiente, tengo un recuerdo para toda la vida.   






domingo, 13 de julio de 2014

RETRATO A PASTEL DE JUAN A. ROS, de Carlos Genicio



Ahora que se acerca el periodo vacacional (el más esperado de todo el año, al menos, por mí), me complace mostrar un impresionante original que reposa colgado de la pared central de mi salón y que, cada vez que dedico unos minutos a contemplarlo, me traslada, irremediablemente, hasta esa zona mágica rodeada por el Mediterráneo llamada Ibiza.

En dicho lugar del archipiélago balear disfruté mis pasadas vacaciones (verano de 2013) siempre en compañía de mi mujer. El Ferry que partía desde Denia nos trasladó hasta la mencionada isla cargados de maletas, ilusiones y ganas de pasarlo bien. Atracamos en el puerto de Sant Antoni y llegamos hasta nuestro hotel, situado a escasos metros del mar. Una vez instalados, ambos nos olvidamos del mundo que nos rodeaba, al menos, durante nuestra estancia en Eivissa.





 Impresionantes vistas desde el balcón de la habitación de nuestro hotel.


Alejados del ambiente de fiesta que por sus calles se respiraba las veinticuatro horas (ya estamos un poco mayores para estos trotes), nos dedicamos a relajarnos en sus impresionantes playas y a hacer turismo alrededor de toda la isla. 
 
Cierta noche, cuando salimos a caminar por el paseo que bordea el puerto deportivo, llegamos hasta una plaza donde había instalado un acogedor mercadillo. Allí, entre sus numerosos stands, había uno que captó mi atención desde el primer momento. Había muchos retratistas y caricaturistas, pero como aquel, ninguno (sin ánimo de menospreciar a nadie). Justo en el momento de nuestra llegada, se encontraba inmortalizando, a lápiz y carboncillo, a una joven pareja en una misma lámina. Me quedé hechizado. Aunque mi mujer me tiraba del brazo para que siguiéramos caminando, mis pies se quedaron anclados al suelo. Tras unos instantes, decidí reanudar la marcha, siempre con esa sensación de que no me marcharía de Ibiza sin antes pasar por las manos de ese artista. Su nombre: Carlos Genicio. Pero decidí guardar mi secreto.

Una de nuestras últimas noches en la isla, transitando por la misma zona portuaria, volví a detenerme frente al stand que me atrajo sobremanera varios días atrás. Pero esta vez sí que había llegado mi momento. Entonces fue cuando desvelé mis ocultas decisiones. Mi mujer se quedó helada. No se lo esperaba.

Ella fue la primera en posar para este maestro; yo lo hice después. Pero mis intenciones iban más allá de un precioso retrato en blanco y negro; el mío tenía que ser a color. Lógicamente, ni el precio ni el tiempo de realización serían los mismos, pero eso poco me importaba. 










Ciento veinte minutos más tarde, y ya bien entrada la madrugada, Carlos Genicio había acabado su trabajo. Era tarde, e imagino que Genicio estaría cansado, pero no por ello quiso acabar su trabajo deprisa y corriendo. Todo lo contrario. Se esmeró con cada uno lo indecible y no cerró su caja de lápices y ceras pastel hasta que aquellos retratos no estaban a su gusto. Durante estas dos horas, mientras trabajaba, conversamos largo y tendido, narrándonos un montón de anécdotas y regalándonos un breve repaso de toda su dilatada carrera artística.

Pero llegó el momento de volver a embarcar en el Ferry. Nuestra estancia en Ibiza había acabado, al igual que los días de vacaciones. De allí regresé con muy buenos recuerdos, algunos imborrables, y con dos grandes retratos realizados a pastel dignos de ser contemplados, como mínimo, durante unos minutos al día. 




Carlos Genicio (Carlos Díaz Genicio) nació en Oviedo (Asturias) el 9 de junio de 1952, aunque reside en Ibiza en la actualidad. Estudió en la Escuela de Artes de Oviedo, y ya entonces, empezó a destacar por su talento, recibiendo varios premios por su increíble trabajo artístico.

Desde su primera visita a la isla en 1975, confiesa que quedó atrapado por su luz, por su puerto y porque había personas de todos los rincones del mundo, y algo en su interior le dictó que aquel lugar le vería volver algunos años después. Fue como un amor a primera vista. Tras su regreso a Asturias, y después de vivir en París durante un tiempo, regresó a Ibiza en 1979, ya sin billete de vuelta.

Instalado en la isla, dejó a todo el mundo boquiabierto con su recreación de los murales de Miguel Ángel en la Capilla Sixtina, que Genicio plasmó en los techos del Ristorante italiano Il Vaticano, en Sant Antoni. Otro de sus trabajos más destacados fue la creación de carteles de publicidad para discotecas de la zona, unas de las más importantes del mundo.







Además de éstos, Carlos Genicio ha tocado, prácticamente, todos los palos durante sus muchos años de profesión. Diseñó moda, fue ceramista (creó muñecas de terracota pintadas a mano) y se especializó en retratar a turistas a orillas del puerto deportivo. Como anécdota, apuntaré que, en una ocasión, trabajó para la Policía, que quiso contar con él para que realizara el retrato robot de un asesino.

Carlos también es profesor de pintura. En invierno, cuando los turistas por la isla disminuyen en número, imparte clases de dibujo y pintura a alumnos de arte. En sus ratos libres (si es que le quedan), se dedica a otra de sus grandes pasiones: la pesca. 


 Algunas muestras de su increíble trabajo.

















A continuación expongo una imagen de mi retrato, ya enmarcado, obra del maestro Genicio. Y dentro de siete días, en una segunda entrada dedicada a este autor, mostraré el retrato de Lorena, mi mujer. 




Así pues, continuará…